CABA, la ciudad que tuvo el mayor aumento de transferencias y la que menos recibe por habitante

En medio de la disputa entre la Nación y la ciudad de Buenos Aires en torno de cuál debe ser la alícuota que debe recibir esta última en concepto de coparticipación federal de impuestos, durante el año que acaba de concluir el dinero girado a esa segunda jurisdicción fue el de mayor aumento interanual entre las 24 que integran el país -8% frente a un promedio de 6,3%-, aunque a la vez la CABA percibió menos recursos al ser analizada la distribución por habitante.

Con un aumento interanual promedio del 6,3%, las transferencias totales de recursos nacionales a las provincias y CABA mostraron alzas en todos los casos, pero el distrito porteño se despegó del resto con una suba del 8%.

Pero al mismo tiempo, con una distribución per cápita para todas las jurisdicciones que en 2022 fue de $ 141.175,9, la ciudad autónoma se ubicó en la última posición con $ 45.901,6, nueve veces menos que Tierra del Fuego.

Más allá de la utilización que pueda hacerse de dos variaciones tan opuestas, tanto una como la otra tienen una explicación: “La ciudad de Buenos Aires no participa de la distribución de fondos de las leyes especiales, salvo un caso particular como el de los impuestos a los Combustibles destinados al Fonavi”, indicó a Télam Alejandro Pegoraro, director de la consultora Politkon Chaco.

En consecuencia, la baja interanual de esos recursos no le genera ningún impacto y “se mueve de manera lineal con el desempeño de la coparticipación que, como tuvo un incremento real, le genera subas más altas que el resto de las provincias”, agregó.

De la resolución del conflicto en torno de la medida cautelar dependerá la evolución de los recursos destinados a CABA en 2023: “de aplicarse el cambio de alícuota determinado por la Corte, durante todo el año el distrito será el que más crezca por un cambio en la base comparativa”, explicó Pegoraro, si se tiene en cuenta que, además de la evolución real que pudiera tener la coparticipación en general, el pase del 1,40% al 2,95% representa por sí solo un incremento del 110,7%.

Pero, además de esta disputa en particular, hay una diferencia histórica en el reparto de recursos entre las provincias de mayor y de menor desarrollo relativo, derivada del cruce de dos criterios: el distributivo (que prioriza las necesidades de cada distrito) y el devolutivo (que pone en primer término el aporte a la economía global de cada uno), a los que debe añadirse las brechas en cuanto a densidad de población.

Paradójicamente, los dos extremos de la distribución de recursos por habitante son ocupados por los distritos que no contaban con autonomía cuando se sancionó la Ley de Coparticipación N° 23.548: Tierra del Fuego cerró 2022 como la provincia más favorecida de los envíos al medirlos en términos per cápita, con $ 417.210,5, en tanto CABA (por lejos el distrito con mayor densidad poblacional) quedó en el último lugar con $ 45.901,6.

Si se repasa la nómina completa, podrá observarse que en la distribución per cápita -con la excepción de Chubut- CABA es acompañada entre los menos favorecidos por las provincias de mayor desarrollo relativo: Santa Fe ($ 157.174,2), Córdoba ($ 143.082,8), Mendoza ($ 126.611,9) y Buenos Aires ($ 82.345,5).

Asimismo, Tierra del Fuego es seguida en el listado por una serie de provincias caracterizadas por tener una escasa densidad de población: Catamarca ($ 395.162,1), Formosa ($ 365.751), La Pampa ($ 321.636,5) y La Rioja ($ 313.620).

En el esquema vigente, la alícuota de la ciudad de Buenos Aires se calcula por fuera de la denominada “distribución secundaria” (reparto entre las provincias) y se toma directamente de los recursos asignados al Estado Nacional.

Con la alícuota de 1,40% establecida en la ley 27.606, la ciudad de Buenos Aires es el decimoséptimo distrito en cuanto a porcentajes, después de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Chaco, Entre Ríos, Tucumán, Mendoza, Santiago del Estero, Salta, Corrientes, Formosa, San Juan, Misiones, Jujuy, Catamarca y Río Negro.

En caso de prosperar el porcentaje de 2,95 asignado en la cautelar de la Corte, los porteños pasarían a ser la cuarta jurisdicción, sólo superada por Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios