Argentina se opuso en la ONU a las sanciones contra Nicolás Maduro

El embajador Carlos Mario Foradori afirmó que las mismas “impactan sobre la población mas vulnerable”. 

En la reunión del consejo de Derechos Humanos de la ONU se actualizó el informe sobre la violación de los mismos en la dictadura de Nicolás Maduro.

A raíz de los hechos que suceden día a día en Venezuela, Estados Unidos y la Unión Europea decidieron imponer sanciones económicas, comerciales y financieras.

El relación a estas sanciones, Argentina -con Foradori como embajador- cuestionó las mismas. “Agradecemos a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos la actualización oral sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. Argentina apoya la intervención conjunta pronunciada minutos atrás por el Perú en nombre de un conjunto de países proponentes y copatrocinadores de la resolución 42/25. Al respecto, mi país desea manifestar que nuestra preocupación debe incorporar la dimensión de los derechos económicos, sociales y culturales. En tal sentido el impacto de las sanciones económicas, comerciales y financieras sobre la economía venezolana es indubitable teniendo efectos concretos sobre la población más vulnerable”, expreso en su discurso.

Cabe destacar que Perú, en nombre del Grupo de Lima (que Argentina integra), apoyó fuertemente al informe actualizado y, a través de la embajadora Silva Elena Alfaro Espinosa, expresó: ” “Una vez más escuchamos la descripción de las innumerables violaciones y abusos de derechos humanos que se cometen diariamente en Venezuela y la grave situación de millones de personas en ese país. La aguda crisis social, política y humanitaria desencadenada hace varios años ha llevado a que más de 4.6 millones de personas hayan dejado su país en los últimos cuatro años y que miles lo sigan haciendo”.

“Nuestra preocupación comprende la dimensión de los derechos económicos, sociales y culturales. Por eso lamentamos el colapso del sistema de salud, la distribución de alimentos y medicina, del servicio de energía eléctrica, de capacidad productiva, de una inflación de 283.000% entre enero de 2017 y agosto de 2019. De la desnutrición del 21% de la población. También generan alarmas los informes de la Alta Comisionada sobre ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, torturas y violencia generalizada y sistemática. Reiteramos nuestra preocupación por la crisis en Venezuela y apoyamos una salida política y pacífica a ésta”, sentenciaron.

Comentarios