Allanan una clínica que ofrecía cura para el envejecimiento

 

La clínica fue clausurada por la Policía de La Ciudad y el responsable del lugar fue detenido. Vendían productos para la salud no autorizados por la ANMAT.

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires clausuró una clínica de medicina estética, no habilitada para tal fin, e inició una investigación contra el responsable, acusado de utilizar una matrícula médica falsa.

El lugar, conocido como “Lab Biomoleculares”, tenía a la venta una gran variedad de productos con irregularidades que no estaban autorizados por la ANMAT.

La clínica, ubicada en Rivadavia y Mario Bravo, en el barrio porteño de Almagro, ofrecía medicamentos a través de las redes sociales que “parecieran ser de armado casero, denotándose ello en las etiquetas y rótulos, la falta de nombre comercial, nombre genérico de las drogas utilizadas en el producto, concentración de las mismas y demás estipulaciones tipificadas y reguladas por la ANMAT”, se informó.

En este lugar se ofrecía una vacuna que prometía “erradicar definitivamente el envejecimiento humano”.

La investigación comprobó que muchos de los productos eran inyectables o utilizados para la realización de tratamientos invasivos, que según las normas vigentes deben ser manipulados únicamente bajo la supervisión de un profesional de la salud.

La clínica era atendida por un hombre identificado como Roberto Daniel Sisti, quien no tenía título habilitante para el ejercicio de la medicina ni para la fabricación y comercialización de productos estéticos.

LA INVESTIGACIÓN

Los investigadores constataron que “Lab Biomoleculares” no estaba inscripto ni autorizado a funcionar como centro de salud o laboratorio de insumos médicos.

También los efectivos de la Policía de la Ciudad hallaron que el acusado habría usurpado la identidad de un médico que ya murió, aunque esto todavía no está consta en el expediente.

El hombre detenido ya había sido denunciado por ejercer ilegalmente como especialista en cirugía estética y cobrar por brindar cursos relacionados a la salud.

El doctor Jorge Ricardo Wetzel de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica aseguró que, en el último tiempo, creció el intrusismo. “Estamos viendo un aumento muy grande de que hay tratamientos que son efectuados por personas que no son médicos”, explicó.

Comentarios