A pesar de nuevos bombardeos, la misión del OIEA retoma marcha hacia central nuclear de Zaporiyia

Los inspectores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) retomaron hoy el camino hacia la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, a pesar de que se registraron bombardeos aislados a su alrededor, por cuya autoría Rusia y Ucrania volvieron a cruzar acusaciones.

“Hubo actividad militar, incluso esta mañana, hace unos minutos”, pero “no nos detenemos, nos movemos”, dijo a la prensa antes de partir el argentino Rafael Grossi, director de este organismo regulador de la ONU.

La comitiva partió desde la ciudad de Zaporiyia hacia Energodar, la localidad donde se encuentra esta planta controlada desde marzo por Rusia, un recorrido habitualmente de dos horas en auto en el que deberán cruzar la línea del frente, reseñó la agencia AFP.

En paralelo, Energoatom, el operador ucraniano de la planta -la más grade de Europa-, anunció hoy que uno de los seis reactores de la central se había detenido como medida preventiva debido a bombardeos rusos.

“Hoy a las 4:57 horas, debido a otro bombardeo de mortero por parte de las fuerzas de ocupación rusas en el recinto de la central nuclear de Zaporiyia, se activó la protección de emergencia y se apagó la unidad de potencia operativa 5”, dijo Energoatom en un comunicado.

En tanto, en Moscú el Ministerio de Defensa de Rusia confirmó esta mañana que está preparado para garantizar la seguridad de los inspectores del OIEA “pese a los intentos del régimen de Kiev de frustrar la llegada de los expertos”.

“Rusia renueva su compromiso con la seguridad completa de la misión”, señaló el organismo, y aseguró que tropas ucranianas volvieron a bombardear con artillería pesada la zona de la central nuclear, reportó la agencia de noticias Sputnik.

“Las fuerzas de Volodimir Zelenski han intensificado en los últimos días los ataques contra la central nuclear, que desde marzo es protegida por los militares de Rusia para impedir la sustracción de material radiactivo”, publica la agencia.

“Sabemos que hay un área gris donde acaba la última línea de defensa ucraniana y empieza la primera línea de las fuerzas de ocupación rusas, donde los riesgos son significativos”, dijo a su vez Grossi, que lidera un equipo de 14 inspectores.

“Creo que tenemos que seguir adelante con esto. Tenemos una misión muy importante que cumplir”, añadió.

El diplomático argentino aseguró ayer que el OIEA quería establecer una “presencia permanente” con la misión de “evitar un accidente nuclear y preservar esta importante central nuclear”.

Ubicada a orillas del río Dniépr, la planta y sus alrededores son objeto de preocupación por haberse convertido recientemente en blanco de bombardeos de los que rusos y ucranianos se acusan mutuamente, práctica que fue censurada severamente hoy por el director general del Comité Internacional de la Cruz Roja, Robert Mardini.

“Es hora de dejar de jugar con fuego y tomar medidas concretas para proteger esta instalación y otras similares de cualquier operación militar”, dijo Mardini a los periodistas en Kiev.

“El mínimo error de cálculo podría desencadenar devastaciones que lamentaremos durante décadas”, añadió, según reportó AFP.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, aseguró por su parte que Rusia hace todo lo posible para que la misión del OIEA pueda realizar su trabajo en condiciones de seguridad

“Hacemos todo para que la central sea segura, para que funcione sin peligro y para que la misión lleve a cabo todos sus planes”, afirmó Lavrov, citado por Sputnik.

“Insistimos en que haya expertos en balística en la misión. Así que espero que descubramos algo. Más bien nosotros ya lo sabemos todo, espero que la comunidad internacional también tenga esta posibilidad”, concluyó el jefe de la diplomacia rusa.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios