A 21 años del “salto a la pileta” de Charly García

El origen del salto se había gestado la noche anterior. Tras un concierto del ciclo de recitales gratuitos “Argentina en Vivo” en el estadio Malvinas Argentinas, que mostró a un García convulsionado y acompañado por su amiga Mercedes Sosa, el músico vivió un incidente con una fan.


A raíz de ese suceso, el músico fue buscado por la policía y debió ir a la oficina judicial a declarar pero se exasperó cuando lo empezaron a pasear por diferentes dependencias y, fastidiado, le dijo a uno de los policías en el lugar: “Mirame las manos, yo soy Charly García”. Y, por si quedaban dudas de que se trataba de una ofensa, insistió: “Yo no soy igual que vos, soy Charly”.

“A la mañana siguiente, estábamos sentados en el balcón que daba a la pileta. Charly empieza a dar vueltas por la habitación, corriendo de un lado para el otro, hasta que agarró un muñeco inflable y lo tiró por la ventana. Nos dijo que era para medir el viento”, recordó Fernando Szereszevsky –ladero del rockero por entonces- a Télam el año paso.

La singular experiencia tuvo su versión musical ya que unos meses después del salto, en octubre de 2000, en el lanzamiento del disco “Sinfonías para adolescentes”, que marcó la última vuelta de Sui Generis, se incluyó “Me tiré por vos” y “Noveno B”.

Comentarios